Portadores asintomáticos, el gran dilema del coronavirus

Coronavirus en Español

Uno de los grandes misterios del nuevo coronavirus es la velocidad con que se esparció por el mundo.

Surgió en el centro de China y en tres meses estaba en todos los continentes, con excepción de la Antártida, y había alterado las vidas de millones de personas. La acelerada propagación vino acompañada de un fenómeno que tomó a los científicos desprevenidos, desconcertó a las autoridades del campo de la salud y socavó los esfuerzos iniciales por contenerlo: El virus podía ser propagado por personas aparentemente saludables.

En momentos en que la gente vuelve a sus trabajos, los chicos a sus escuelas y las personas desesperadas por regresar a la normalidad visitan centros comerciales y restaurantes, la ciencia tiene una advertencia alarmante: Si el mal puede ser transmitido por gente que parece sana, podría ser imposible contenerlo.

“Puede matarte y un 40% de las personas ni siquiera sabe que lo tiene”, dijo el doctor Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute.

Los investigadores comprobaron que el virus puede ser transmitido silenciosamente por portadores asintomáticos o presintomáticos. Lo que todavía no se sabe es qué papel desempeñan los portadores asintomáticos en la propagación del virus.

Lo más desconcertante de todo es que haya personas que portan un virus mortal sin siquiera darse cuenta. Los científicos calculan que cuatro de cada diez personas infectadas jamás muestran síntomas.

El virus, por otra parte, actúa muy rápido y cualquier demora en su detección puede resultar fatal.

Los científicos observan con preocupación la reapertura de las sociedades y se preguntan qué impacto pueden tener los portadores asintomáticos, que hacen vidas normales y entran en contactos con otros.

LOS PRIMEROS INDICIOS

Ya en enero hubo indicios de que podía haber portadores sin síntomas. Pero muchos científicos no estaban muy convencidos.

Se difundió inicialmente la idea de que, igual que con otros virus, solo las personas con síntomas como tos y fiebre, podían ser portadoras.

“Pensamos que esto era como el SARS: un largo período de incubación durante el cual no podía haber transmisión”, dijo Lauren Ancel Meyers, modelador de enfermedades de la Universidad de Texas de Austin.

Pero a puertas cerradas científicos como Meyers compartían sus hallazgos con las autoridades sanitarias. Al estudiar las estadísticas de los chinos, Meyers y su equipo encontraron más de 50 casos entre el 21 de enero y el 8 de febrero en los que el portador del virus no exhibió síntomas hasta después de haber contagiado a un familiar.

Copyright 2020 Nexstar Broadcasting, Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.

3-Day Forecast

Trending Stories

Don't Miss

More Don't Miss

Community Calendar

Your Photos